Una de las mayores amenazas para una criptomoneda

Los peores enemigos para una criptomoneda pueden ser sus propios mineros. El medio especializado en economía, Bloomberg, informó el pasado martes 29 de mayo, que en las últimas semanas la criptodivisa Bitcoin Gold ha sido víctima de lo que se conoce como un “ataque 51%”.

Esta amenaza se presenta cuando una sola persona o grupo de minado toman el control de un 51% del poder computacional del sistema de una criptomoneda, lo que les permite descifrar el código que bloquea las transacciones con esa divisa virtual mucho más rápido que los demás mineros, para luego impedir que se realicen las operaciones al no aprobar las trasferencias con la divisa virtual atacada.

Cabe recordar, que las criptomonedas se transan por medio de la plataforma blockchain o cadena de bloques, que tiene como función que los usuarios de la red sean los que verifiquen y aprueben las transacciones. Las operaciones se agrupapan en un bloque, que puede ser definido como un libro contable público, en el que se registran todas los intercambios.

El sistema está fundamentado sobre un algoritmo, que luego que los bloques tienen una cantidad determinada de transacciones, esconde su información detrás de un problema matemático hasta que alguno de los usuarios lo logré resolver primero y de esa manera obtener una recompensa. A esto se le conoce como minado.

Leer también: ¿Qué es el minado de criptomonedas?

Al complejizarse los problemas matemáticos, los usuarios tuvieron que optar por hacer el trabajo de minado por medio de computadoras especializadas, que les permiten minar mucho más rápido.

Incluso, para ser más competitivos, muchos mineros se unen en los que se conoce como pool de minería, para unir la fuerza de todas las maquinas asociadas y poder ser más competitivos. Mientras mayor sea la cantidad de poder que se tenga, las probabilidades de resolver el problema matemático aumentan.

En el caso de Bitcoin Gold, un grupo de mineros logró superar en poder de computo a los demás participantes, lo que les permitió imponerse y deliberadamente perjudicar a esa criptomoneda, al evitar que se aprueben las transacciones lo que hace más lento los intercambios entre usuarios.

De acuerdo a Bloomberg, luego de los ataques a Bitcoin Gold, la moneda digital comenzó a depreciarse porque al bloquearse las operaciones, sus usuarios empezaron a deshacerse de sus unidades, para migrar a otras criptomonedas.

La consecuencia inmediata fue que en 10 días el precio de Bitcoin Gold cayó 26%, debido a que la oferta de sus unidades aumentó mientras que la demanda se vino en picada. Las personas quieren hacer sus intercambios efectivamente y no con los retrasos que produce el ataque 51%.

Esta criptomoneda no es la única afectada. Otras criptodivisas pequeñas sufren pérdidas en su valor debido a ataques similares perpetrados por usuarios que desean eliminarlas para que las personas emigren a otra criptomoneda.

Bloomberg en su publicación explica, que el coste para llevar a cabo este tipo de ataques es relativamente bajo. Para tomar el control del poder computacional de una criptomoneda con una capitalización de mercado de 500 millones de dólares, se tiene invertir alrededor de 778 dólares la hora.

En el artículo del medio especializado se reseña, que voceros de Bitcoin Gold dijeron que se preparan para realizar una bifurcación fuerte, para deslastrase de los mineros que le hacen daño a la moneda. Además, Bloonberg señaló que las criptomoneda está modificando su algoritmo para dificultar que las computadoras, que pueden agregar la potencia de la red extraigan sus monedas.

Autor Jorge Flores Riofrio

Fuente: Bloomberg

Imagen principal: Criptonoticias

Compartir

Publicidad

Relacionado

Publicidad