Conoce las ventajas de una wallet sin custodia

Hoy te traemos las diferencias entre una wallet sin custodia (descentralizada) y una con custodia o que maneje la llave privada por ti. 

¿Qué es una wallet?

Una wallet, cartera o monedero es un programa que te permite gestionar tus transacciones con criptomonedas. Estas operaciones informan a la red que cierta cantidad de fondos ya no te pertenecen sino que fueron transferidas a otro usuario que podrá disponer de ellas.

Para que esto sea posible, existen las claves pública y privada, y algo que se conoce como firmas digitales que, al momento en que se efectúa la transacción, son cifradas y compartidas a la red. Esta se encargará de descifrarlos y comprobar que sean válidas. Así, se comprueba que los fondos pertenecen al usuario que posea la clave privada vinculada a esas criptomonedas.

Cualquiera que posea la clave privada puede tener acceso a las criptomonedas vinculadas a ella

Sin embargo, todo este proceso ocurre “tras bambalinas” gracias al monedero de criptomonedas. Los usuarios solo deben poseer la dirección del receptor (una representación de la clave pública) y dependiendo de la wallet que utilicen, una contraseña y otras medidas de seguridad adicionales, como 2FA.

¿Cuál es la diferencia entre un monedero sin custodia y un monedero con custodia?

La clave privada es un conjunto de números y letras que constituyen el acceso a las criptomonedas.

Los monederos sin custodia permiten a sus usuarios manejarlas y respaldarlas a su antojo. De hecho, para que sea mucho más sencillo, los monederos sin custodia entregan a sus usuarios una “traducción” mucho más amigable de ella, que consiste en 12 o 24 palabras aleatorias llamadas “Mnemónic o Semilla”.

Si el usuario posee la clave privada en bruto o en forma de mnemónic y no la comparte con nadie más, es el único responsable de sus criptomonedas. Por esta razón, hay un refrán el cryptomundo que reza: “tus llaves, tus bitcoins”.

Los monederos con custodia, en cambio, no permiten a sus usuarios tener el control de sus fondos, pues las claves privadas permanecen controladas y centralizadas. Los monederos con custodia suelen estar ligados a exchanges y son erróneamente percibidos como más fáciles de usar por los novatos. 

La razón es que con ellos no existe el riesgo de que con la pérdida de la clave privada se pierda para siempre el acceso a los fondos. Y, lamentablemente, este es un problema que podría catalogarse como común. 

Ventajas y desventajas de cada tipo de Monedero

Como podrás haber notado, existen ciertas ventajas en cada tipo de wallet. Así, los monederos sin custodia solo aportan el software que te permite gestionar tus criptomonedas, sin que nadie posea control sobre ellas.

Con este tipo de monederos se elimina la necesidad de confiar en un tercero que proteja el dinero y se quede con una comisión por efectuar transacciones de envío y recepción. 

Este tipo de monederos también aportan liquidez, pues permiten disponer de tus fondos dónde y cuándo lo necesites. Adicionalmente, su punto fuerte es la seguridad, porque no existe el riesgo de que un atacante pueda robar los fondos o que sus administradores puedan manipular el dinero almacenado.

Pero, no todo es color de rosas. Como los servicios de monedero sin custodia no almacenan la llave privada de sus usuarios, son estos últimos quienes deben aceptar la responsabilidad de proteger sus criptomonedas. Esto incluye realizar una copia de la semilla, elegir un sitio seguro dónde respaldarla y añadir elementos adicionales de seguridad.

En cualquier caso, si un usuario pierde la clave privada, no tiene manera de acceder nuevamente a sus criptomonedas.

Con un monedero con custodia, en cambio, la ventaja es que el servicio que lo administra se encarga de manejar la llave privada y ofrece métodos de recuperación de cuentas y contraseñas. 

Aunado a esto, permiten realizar transacciones sin comisiones entre sus usuarios y se asemejan más a un banco tradicional. Justamente, por su semejanza con las instituciones financieras de antaño es que priorizan la seguridad de la compañía frente a la de sus usuarios, por medio del congelamiento o cierre de cuentas y otras decisiones arbitrarias. 

En los últimos tiempos, se han creado software pensados para combinar lo mejor de ambos tipos de wallets.

Un ejemplo es este Monedero Criptomonedas, que es descentralizado y otorga a sus usuarios el control de su clave privada. Pero, para facilitar el proceso a los novatos, garantiza que una contraseña y preguntas de seguridad que se almacenan por medio de IPFS, permitan recuperarla en caso de pérdida.

Así, una contraseña encripta la llave privada y la resguarda en tres sitios distintos. Las tres preguntas de seguridad, por su parte, garantizan el acceso a esa contraseña. Pero, como el IPFS se trata de almacenamiento distribuido, el equipo de Monedero no tiene acceso a la clave privada.

Y, para reforzar la seguridad, se puede habilitar la 2FA y recibir un código en tu móvil al momento de iniciar sesión en la cuenta.

Como ves, sin importar los tipos de criptomonedas que utilices, los monederos sin custodia ofrecen muchas más ventajas a los usuarios, sin importar que sean novatos o no.

Vea también

5 cosas que debes saber sobre tu Monedero para Bitcoin y otras criptomonedas

Aumentó más de 80% descarga de wallets de criptomonedas y 110% las direcciones activas

Estas extensiones de Google Chrome roban las claves de las wallets de criptomonedas

Todo lo que debes saber de las billeteras digitales

¿Cómo cancelar transacciones bitcoin no confirmadas?

Bank of America patentó sistema para wallet de criptomonedas

Compartir

Publicidad

Relacionado

Publicidad